Tratamientos y recomendaciones para uñas mordidas

La onicofagia, o más comúnmente conocido como el mal hábito de morderse las uñas, es uno de los trastornos nerviosos más frecuentes tanto en niños como en adultos. Tal vez cuando eras niña, ciertas situaciones hacían que te sintieras nerviosa y tu primera reacción era llevarte las manos a la boca para sentir algo de alivio. Con los años, tal vez no aprendiste a liberar la tensión de otra forma y la conducta ha quedado como un hábito.

Dejar este hábito es un proceso largo y difícil, una manía que por salud tenemos que eliminar, este acto habitual tiene perjuicios no sólo estéticos, sino que también puede generar infecciones afectando a los dientes y las encías. Lo más importante es que seas consciente que se trata de un problema que no se resolverá solo, sino cuando tú lo decidas.

¿Qué problemas físicos trae esta actividad?

  • Posibles infecciones, ya que tanto como los dedos y las uñas cargan microorganismos, bacterias o virus, que en cuanto están en contacto con la saliva es mucho más fácil que proliferen.
  • En el caso de los dientes, se desgastan de manera visible e inclusive puede provocar que se deformen y se salgan de su posición natural.
  • Existen otras infecciones que también pueden padecer aquellos que realicen esta actividad, como la paroniquia; una infección alrededor de ellas causa pus, hinchazón y enrojecimiento; o incluso la verrugas en los dedos causadas por el virus del Papiloma Humano. Estas infecciones, en muchos casos, se trasladan a la mucosa oral dañando boca y encías.

Tratamientos que debes considerar para tus uñas mordidas

Debes de tener en cuenta que empezarán a crecer de forma irregular resultando un poco antiestético. Además, generalmente nacen débiles, frágiles y quebradizas, especialmente si tenemos este mal hábito desde hace mucho tiempo.

Sin embargo, para que vayan creciendo correctamente y tengan un aspecto natural, es importante empezar a hacerse una manicura sencilla en casa que cuente con los siguientes pasos:

1. Prohibido cortarse las cutículas, éstas protegen a las uñas de posibles infecciones

Generalmente, la uña que tenga esta condición tendrá una cutícula que llega a cubrir una gran parte de la superficie de la uña.

  • Lo primero que harás es empujarlas hacia atrás ayudándote de un palito de naranjo o cualquier accesorio que tengas cerca.
  • Te recomendamos que, previamente apliques un poco de aceite para cutículas o una pequeña cantidad de vaselina para que al empujarlas sea mucho más fácil.

2. Limarse para quitar los bordes irregulares 

Con la ayuda de una lima de buena calidad, deberás ir limando todos esos picos que salen de las uñas mordidas. Este paso es clave para que puedan ir creciendo con una forma natural. La manera adecuada de hacerlo es situando la lima en un extremo de la uña y deslizarla siguiendo una única dirección.

via GIPHY

3. Fortalecer, para que no estén débiles y se rompan fácilmente 

Para evitar que ante cualquier roce o golpe se rompan por los débiles que se encuentren, aplica una vez a la semana un esmalte transparente endurecedor.

via GIPHY

4. Hidrátalos, un proceso esencial para contar con nutrientes y vitaminas

Para crecer fuertes y sanas debes aplicarte las vitaminas A y E, que puedes conseguirlo a través de aceites vegetales o cera de abeja. Aplícatelo varias veces al día y una de ellas antes de irte a dormir para que sus principios activos penetren bien en las uñas mordidas y la piel durante toda la noche.

Una de las formas más efectivas de hacerlas crecer rápidamente, es nutriéndolas con productos naturales que sean altamente regeneradores e hidratantes, Chica Genial tiene algunas alternativas para ti:

Aceite de oliva: Las hidrata y estimula su crecimiento, evitando además la aparición de estrías en su estructura.

Uso: Sumerge los dedos en un recipiente con aceite de oliva durante unos 10 minutos.

Diente de Ajo: Acelera su crecimiento y evita la acumulación de bacterias.

Uso: Machaca 1 ó 2 dientes de ajo y aplica la pasta resultante sobre ellas durante 10 minutos.

Algunas recomendaciones para dejar de comerte las uñas

  • Límate siempre bien tus uñas mordidas para que no haya bordes que sobresalgan y te inciten a morderlos
  • Anota en qué momentos concretos del día empiezas con este hábito para poder actuar en consecuencia
  • Masticar chicle te puede ayudar a liberar la tensión. Incluso tener entre las manos una pelota antiestrés te ayudará a mantenerte ocupada y evitar el impulso de mordértelas.
  • Usa esmaltes de sabores amargos, éstos están especialmente diseñados para las personas que quieres deshacerse de este hábito
  • Pídele a las personas de tu entorno que te avisen cuando estés mordiéndotelas para dejar de hacerlo

Definitivamente, este hábito es muy difícil de quitar porque requiere de una gran fuerza de voluntad y autocontrol. Los especialistas del tema, indican que la solución más eficaz procede del campo de la psicología. Sin embargo, esperamos que este artículo te haya sido de gran ayuda para ponerlo en práctica.

Te puede interesar:

Deja un comentario