Remedios caseros para curar y aliviar quemaduras del sol


Es verano y es momento de disfrutar los beneficios que nos trae, como beber cosas frías, salir de vacaciones, hacer deportes acuáticos y lo principal, podemos disfrutar del riquísimo sol que sale todos los días.

Ese sol que es perfecto para broncearnos, que nos deja la piel canela y nos marca ese lindo bikini que tanto nos encanta. Y al disfrutarlo tanto, no tomamos en cuenta algunos factores como estar durante mucho tiempo expuestas, en horas pico (10 am a 3pm) y sin ningún tipo de protección.

Por eso, hoy te queremos compartir algunos remedios para aliviar y curar esas quemaduras o insolación que nos da después de estar expuestas mucho tiempo a los rayos UV, pero antes pásate por nuestra nota que te dice cómo cuidar tu piel en verano.

 

6 Remedios naturales y caseros para refrescar esas fastidiosas quemaduras

 

1. Bicarbonato de Sodio, tiene propiedades antisépticas

Fuente: Google

El bicarbonato ayuda a aliviar la sensación de escozor y malestar que causan estas quemaduras, además que es muy suave al contacto con la piel.

Esta fórmula la puedes aplicar de dos formas:

  • La primera es creando una pasta. Mezcla 4 cucharadas de bicarbonato con agua, formando una pasta, luego aplícala sobre la piel suavemente (ayúdate de un algodón para no raspar la piel). Déjala por 10 minutos y luego enjuaga con abundante agua tibia. Puedes aplicarlo durante una o dos veces al día, hasta que calme.
  • Mientras que la otra forma es que llenes una bañera con agua fría, le agregues una taza de sodio y que te sumerjas por unos 15 minutos. Luego seca suavemente o sécate al aire. Repite este baño solo una vez al día.

2. Leche fresca, calma el ardor de la quemadura

Fuente: Google

Este producto lo puedes utilizar para quemaduras leves, las cuales no estuvieron expuestas por tanto tiempo al sol.

La forma de aplicarlo es directamente desde el envase, pero antes es necesario que todas las zonas afectadas las laves con abundante agua fría y sequen al aire.

Luego aplica la leche ayudándote de almohaditas de algodón (las que usas para desmaquillarte), deja actuar por un par de horas y listo a enjuagar.

Si eres de las personas que no les gusta para nada la leche y menos su olor, le puedes agregar aceites esenciales de lavanda o menta (solo 3 gotas).

3. Tomate, es rico en licopeno que funciona como antioxidante

Fuente: Google

Tal como dice arriba, el tomate es muy rico en licopeno, el cual funciona como un carotenoide, el cual tiene una gran capacidad de antioxidantes. Además de ser un gran humectante y cicatrizante.

La forma de aplicar es realizando un batido de tomate y aplicarlo sobre las zonas afectadas, dejando actuar por 15 minutos y finalmente enjuagarlo con abundante agua fría.

4. Avena, para calmar el ardor de la piel quemada

Fuente: Google

La avena es perfecta para colocarla sobre zonas muy afectadas, ayudando a hidratar y parar la picazón.

Para este remedio, necesitas cocinar una olla de avena, ésta tiene que ser a granel, no la instantánea, porque ya viene azucarada y tiene otro tipo de compuestos.

A la preparación, agrégale agua extra para que no quede tanto como una pasta y cocínalo hasta que la avena este más liquida de lo normal.

Una vez obtenido el proceso, aplícalo sobre los lugares que más te están molestando, déjalo actuar unos 30 minutos y enjuaga. Este proceso se puede repetir todas las veces que desees, pero recuerda que es avena fresca y a granel.

5. Agua fría, clásica pero efectiva

Fuente: Google

Todos sabemos que nos hidrata y refresca, así que es ideal para mantener la temperatura de las quemaduras.

Lo ideal es que lo apliques a través de compresas frías, ayudada por algunas toallas, aplicando directamente sobre lo que se encuentra rojo.

Recuerda que este remedio se aplica con compresas, no con hielo, ya que el hielo quema y puede afectar mucho más.

6. Hojas de llantén, cuenta con propiedades antiinflamatorias

Fuente: Google

El llantén es perfecto para zonas que se encuentran afectadas no solo por quemaduras, sino también por retención de líquidos. Por eso, se le conoce como antiinflamatorias, antimicrobianas y antihemorrágicas.

Las hojas se aplican directamente a la zona afectada o puedes triturarlas hasta que salga el jugo y luego aplicarlo.

 

Te puede interesar: