Mitos y verdades de los efectos secundarios del maquillaje


En Internet podemos encontrar cientos de consejos de belleza, tutoriales para maquillarse de la mejor manera, pero ¿qué hay de los efectos secundarios que producen? Existen muchos mitos sobre el maquillaje. Te dejamos algunos de más populares y las verdades detrás de ellos.

“Las brochas sólo se deben lavar cuando son usadas por otras personas”

No importa todas las pieles que entren en contacto con tus brochas, éstas deben ser lavadas cada cierto tiempo obligatoriamente. Las bacterias se acumulan en sus cerdas y terminan contaminadas, infectando los polvos que uses y a la vez el rostro de las personas. Ya sea que sólo sean usadas por una persona o más, lava constantemente las brochas cuidadosamente para no maltratarlas.

“El maquillaje no tiene tiempo de caducidad”

Todo buen maquillaje tiene una indicación de la fecha de vencimiento. Normalmente, llevan un número acompañado de la letra “M” (meses). Para que dure lo recomendado en el envase, debe tener ciertos cuidados especiales, como la temperatura a la que se expone y los usos o combinaciones que se realizan.

“Si no tienes primer, puedes reemplazarlo con una crema hidratante”

El primer y la crema hidratantes son diferentes y no pueden ser usados para lo mismo. Aunque ambos son usados para hidratar, la piel absorbe la crema a diferencia del primer que se queda sobre ella cumpliendo el rol de tapaporos. Lo que se busca al usar el primer es tener una base lisa para aplicar otros productos y la crema no tendrá este efecto, así que descártalo.

“Usar base constantemente no afectará tus poros”

La piel es delicada y al exponer el rostro a diferentes químicos la debilitan un poco. Usar diariamente bases para cubrirla termina obstruyendo los poros y provocando acné. Si necesitas usar este producto a diario, elige una de menor cobertura para no desencadenar efectos negativos en tu rostro.

“Puedes usar máscara de pestañas a prueba de agua a diario”

La máscara de pestañas a prueba de agua tiene componentes mucho más fuertes que el normal. Removerlo es más difícil y es más seco de lo normal, usarlo constantemente podría provocar la caída de tus pestañas y/o debilitarlas. Lo ideal sería usarlo sólo en situaciones necesarias.

Por su parte, el rímel normal tiene una duración de 3 meses como máximo. Debes deshacerte de ella si se volvió grumosa antes de la fecha indicada. Para prevenir esto, no debes bombearla, ya que dejas ingresar aire que luego queda atrapado en el tubo y es lo que causa este problema.

“Usa una base más oscura para lucir bronceada”

Para lucir más bronceada, se necesita usar un tono más oscuro que la piel, pero no en la base. Si se utiliza una base más oscura, dará la impresión de haber hecho una mala elección al momento de comprar y no lucirás bronceada. Puedes aplicar bronzer en las áreas correctas para conseguir este efecto, pero nunca uses una que sea de otro tono que el de tu piel.

Al igual que el corrector de ojos, éste no debe ser más claro sino que al combinarse con la base, debe crear el tono ideal. Si eliges un tono más claro, solo atenuarás las ojeras y crearás un punto focal en ellas.

“El labial color rojo no le queda bien a todas”

Así como en la ropa, sólo las mujeres arriesgadas se atreven a usarlo. Sin embargo, le queda bien a todas, pero dependerá del tono que elijan. Se debe tomar en cuenta el color de piel, ojos, cabello y ropa para conseguir el labial del tono correcto.

“No pasa nada si duermes con el maquillaje puesto”

Las horas de sueño sirven para regenerar la piel y mantenerla sana. Si tu rostro tiene productos que obstaculizan este proceso, puede ocasionar erupciones y hasta provocar infecciones. Mantén limpio tu rostro al acostarte para que amanezca fresca y sin imperfecciones provocadas por el maquillaje.

Te puede interesar: