Las 5 mejores mascarillas caseras para hidratar el rostro


Cuando hablamos de mascarillas hidratantes, rápidamente pensamos en que si van a funcionar o qué tan caro nos resultara hacerlas o comprarlas. Pero antes de poner todos esos peros, tienes que ponerte a pensar en ¿cuánto te beneficiará? o ¿por qué necesitas utilizarlas?

La respuesta es simple, éstas nos ayudarán a reducir la aparición de arrugas y eliminar las líneas de expresión que tanto odiamos. Además, están hechas para todo tipo de piel, pero si tu piel es seca, beneficiarás a ella en un 100%.

Pero sin tanta habladuría, vamos a los hechos. Te compartimos las mascarillas caseras más efectivas para hidratar el rostro.

 

5 Mascarillas hidratantes, rápidas y baratas:

 

1. Mascarilla de plátano, humecta e hidrata 

Fuente: Google

 

El plátano no solo sirve como simple fruta o como ingrediente para algunos platillos. Éste va más allá de eso, con decirte que su función es similar a la del Botox, ayudándote a tener una piel tersa e hidratada.

 

Preparación 1:

Fuente: Pinterest

 

Solo necesitas un plátano que se encuentre maduro y aplastarlo hasta que se forme una especie de pasta. Luego lo tienes que aplicar en todo tu rostro y cuello, dejando actuar de 10 a 20 minutos y finalmente lo enjuagas con abundante agua fría, para que se reactive la circulación sanguínea.

Simple, sencillo y rápido.

 

Preparación 2:

Fuente: Google

 

Si crees que es muy simple y quieres algo más pro, también puedes combinarla con miel y jugo de naranja (natural y recién exprimido).

Aplasta el plátano maduro, luego agrega 2 cucharadas de miel y 1 cucharadita de jugo de naranja; combínalos hasta formara una pasta.

En este caso, a diferencia de la primera preparación, aquí lo primero que tienes que hacer es lavarte la cara antes con agua tibia y luego aplicar la mascarilla, dejar actuar de 15  a 20 minutos y finalmente enjuaga con fría.

Si no se te hace fácil conseguir o realizar el jugo, también puedes aplicar solo plátano y miel.

 

2. Mascarilla de Pepino, refresca e hidrata después de un día de sol

Fuente: Google

 

Si te fuiste a la playa, te quemaste la cara y todo te está ardiendo, una mascarilla de pepino es excelente para este momento.

 

Preparación:

Fuente: Google

 

Necesitas un pepino mediano, ni tan pequeño, ni tan grande. Luego lo pelas y lo mueles o lo cortas súper chiquitito, hasta obtener una pasta.

Aplícala por todo tu rostro y déjalo actuar por 10 a 15  minutos y luego retíralo con agua fría.

Recuerda guardar 2 rodajas del pepino para colocártela en los ojos, esto reducirá la hinchazón, así como las bolsas debajo de tus ojos. Súper refrescante.

 

3. Mascarilla de uva, para exfoliar el rostro

Fuente: Google

 

La uva te permite eliminar las células muertas del rostro e hidrata tu piel con vitamina E, la cual hace que tu dermis  retenga por más tiempo la hidratación que necesita.

 

Preparación:

Fuente: Google

 

Necesitarás 12 uvas molidas y 1 cucharadita de harina. Combínalos hasta formar una mezcla y extiéndela por todo tu rostro. Deja que actúe de 10 a 15 minutos y enjuágalo con abundante agua tibia. Después de esta mascarilla, sentirás tu rostro mucho más suave.

 

4. Mascarilla de vitamina E y Palta, repara tu rostro

Fuente: Google

 

La vitamina E se encuentra en distintos productos naturales, pero qué mejor que aplicarlo y usar directamente el aceite. Este aceite ayuda a restaurar y retirar la resequedad.

 

Preparación:

Fuente: Google

 

En esta ocasión, utilizarás una palta mediana o media palta grande (depende que tan pastosa la deseas), sin hueso y sin cascara. Aplastarla en un bowl y agregarle 1 cucharadita de aceite de vitamina E y mezclarlo bien.

Finalmente aplícalo a tu cara suavemente y cubriendo todos los rincones de ella. Déjala reposando por 20 minutos y enjuaga con abundante agua tibia.

 

5. Mascarilla mixta; miel, avena y leche

Fuente: Google

 

Esta mascarilla es buenísima, pues además de hidratar, también ayuda a combatir el acné que tanto odiamos. Manteniendo nuestra piel saludable e hidratada.

 

Preparación:

Fuente: Google

 

Necesitarás colocar en una licuadora 3 cucharadas de avena seca, 1 cucharada de leche entera y a licuar. Cuando ves que ya se va formando la pasta, rocía a la mezcla 1 cucharada de miel.

Y listo, aplícalo suavemente, deja actuar por 20 minutos y enjuaga con agua fría.

Te puede interesar: