Estos son los problemas más comunes de la convivencia de pareja


La convivencia de pareja, es una de las decisiones más importantes que puedas tomar en tu vida amorosa. Bien puede fortalecer tu relación o desgastarla. Es normal pensar que cuando decidas mudarte con tu pareja, todo será color de rosas. Sin embargo, cuando comienzas a vivir con otra persona, los problemas aparecen como flor a piel.

via GIPHY

Estos conflictos suelen aparecer frecuentemente en la primera fase de la convivencia. Hasta que logren que se produzca el acoplamiento y adaptación a la nueva vida. Vivir juntos implica una mayor responsabilidad y encontrar el camino para solucionar los problemas es indispensable.

¿A qué se le denomina problemas de convivencia?

Cuando dos personas deciden vivir juntas, se combinan dos personalidades, dos formas de ver la vida y el compromiso. Los problemas aparecen cuando hay opiniones distintas en horarios, organización, reparto de tareas, compras o limpieza del hogar. Los hábitos y las costumbres se vuelven en los enemigos principales de una relación.

Normalmente, tolerar la existencia de los otros no es algo que el ser humano traiga aprendido en su genoma. En la vida de toda pareja siempre acontece cierta sobre determinación de la ideología familiar, que en su mayoría no están dispuestos afrontar.

Razones por las que surgen los problemas en la convivencia

  • Ausencia de comunicación
  • Poco compromiso con la pareja cuando la persona no está preparada
  • Dar por hecho que llevar una vida en común es sencillo, tampoco es difícil, pero hay una serie de requisitos o cambios que se debe hacer
  • Idealización poco realista y desilusión posterior
  • Problemas económicos no resueltos. A veces, no se toma en cuenta los ingresos
  • Diferencias en los puntos de vista sobre cuestiones prácticas de la convivencia
  • Desigualdad en la pareja, uno de los dos tiende a querer dominar al otro o no está dispuesto a realizar cambios

Conoce cuáles son los problemas más frecuentes que se presentan en la convivencia, en la siguiente lista:

1. Limpieza y quehaceres, las tareas del hogar deben ser repartidas

No existe un equilibrio en la igualdad de hábitos en las parejas. Bien uno es ordenado y el otro desordenado. Lo cierto es, que la casa se debe limpiar. Este es el principal problema que origina que las relaciones fracasen. Lo recomendable es organizar un horario, calendario o sistema que les permita repartirse las actividades domésticas por igual. Teniendo en cuenta que debe existir la empatía cuando uno no pueda realizarlo por alguna razón.

2. El baño, es la común batalla de la convivencia en pareja

Una de las primeras cosas que notarán es que los rituales privados en el baño son muy diferentes. A menudo, los tiempos no suelen manejarse de buena manera y eso causa un conflicto. Paciencia y buen humor. Si organizan un sistema que funcione para ambos, enfocándose especialmente en lo que está prohibido y lo que pueden tolerar mutuamente.

3. Compartir la televisión, parece un detalle sin importancia, pero es fatal

En una relación siempre exista el alfa y el permisivo. Definitivamente, nadie se pondrá de acuerdo en decidir que quieren ver en la televisión. Se recomienda que se alternen los días de mando del control. Aunque en la actualidad muchos prefieren entretenerse con Internet. Les tocará organizar un horario o evaluar las opciones que tienen para que cada uno vea sus programas favoritos sin demasiado conflicto.

4. Falta de espacio, sentirán cierta ‘asfixia’ al compartirlo todo

A veces, la convivencia suele verse como una opresión que les priva de muchas libertades. Aunque es normal no atreverse a reconocerlo, muchos lo expresan en su momento. Vivir juntos no significa que olviden que tiene una vida a solas, salir con amigos o ir a visitar a familiares. Muchas parejas caen en la monotonía, en la que, al parecer, cada momento de soledad debe ser compartido con la otra persona. Lo que limita la elección de poder manifestar su deseo de estar a solas durante unas horas.

5. Ajuste en las finanzas, es vital decidir cómo se pagarán las cuentas

La economía debe ser repetida, por igual. Sin importar quien gane más o menos. Claro que si hubiera casos en donde el otro no pudiese asumirlo, la pareja tiene que apoyarlo. Al vivir juntos deberán encontrar la forma de repartir bien los gastos o tendrán serios problemas, no solo en pagar las cuentas, sino en su vida amorosa. Concreten un acuerdo en el que ambos colaboren en la economía del hogar sin que sea injusto para ninguna parte.

 

6. La intimidad, a veces los momentos de deseo no coinciden

Al principio, la vida sexual puede experimentarse con mucho entusiasmo. Sin embargo, con el tiempo se vuelve costumbre y habrá que buscar maneras de avivar la relación. La intimidad ya no será espontáneo ni tan frecuente. Se debe encontrar el equilibrio y para ello es fundamental nuevamente la comunicación. Si se esfuerzan, pueden conseguirlo y no apagar la llama en el intento.

Definitivamente, el convivir con tu pareja no es nada fácil. Si bien se ha convertido en motivos más usuales en donde el aburrimiento o la falta de comunicación juegan en contra de todas esas parejas, con mucha paciencia y esfuerzo aprenderán a llevarse bien y a crear armonía en su nuevo hogar.

Te puede interesar: